Jorge de Clarence, hermano de dos reyes de Inglaterra y ejecutado por traición en la Torre de Londres (I)

El de Jorge, duque de Clarence, es un caso singular en la historia. Hermano de dos reyes de Inglaterra, Eduardo IV y Ricardo III, emparentado por matrimonio con un hombre al que se conoció como el Entronizador por su capacidad para decidir quién se sentaba en el trono de Inglaterra durante la guerra de las Rosas, primero en la línea de sucesión al trono por la casa de York durante varios años y también reconocido como heredero de la casa de Lancaster durante un tiempo, sin embargo Jorge de Clarence no terminó sus días en el trono de Westminster sino en una mazmorra de la Torre de Londres. Pero no puede decirse que no se hiciera acreedor al final que el destino le separaba, un final que, acorde con la vida que había llevado, está envuelto en un aura de misterio y leyenda.

Jorge de Clarence era el segundo hijo varón de Ricardo Plantagenet, duque de York, el hombre que inició la guerra de las Rosas al alegar que su derecho al trono como descendiente del segundo y del cuarto hijo de Eduardo III era mejor que el de Enrique VI, el último rey de la rama de los Lancaster de la dinastía Plantagenet. Ricardo Plantagenet murió en la batalla de Wakefield en 1460 sin haber logrado ceñir la corona, algo que sin embargo sí logró su primogénito y hermano mayor de Jorge de Clarence, Eduardo IV.

arbol5 Edmundo de Langley

Las entradas dedicadas a Enrique VI y Eduardo IV (ver los enlaces) narran con cierto detalle la evolución de la guerra de las Rosas, el conflicto por el trono inglés entre las casas de York y Lancaster. Para centrarnos en nuestro protagonista, nos situaremos en la época posterior a la subida al trono de su hermano Eduardo IV tras la batalla de Towton en 1461. Jorge fue rápidamente distinguido con los más altos honores por su hermano; fue nombrado duque de Clarence y se le concedieron las tierras del condado de Richmond, que habían pertenecido a un destacado miembro del partido lancasteriano, Edmund Tudor, hermanastro de Enrique VI.

1E779C06-C448-45E3-B79D-B904DC2FBE47
Richard Neville, The Kingmaker

El principal aliado de la casa de York en los primeros episodios de la guerra de las Rosas había sido Richard Neville, conde de Warwick y primo de Eduardo IV y Jorge de Clarence (la madre de ellos era hermana del padre de Warwick). Pero a medida que pasaba el tiempo sus diferencias con Eduardo IV se fueron acentuando cada vez más, por diferentes motivos que se detallan en las entradas dedicadas a Warwick y Eduardo. Y la gota que colmó el vaso de los problemas entre ambos estaba precisamente relacionada con nuestro protagonista de hoy.

Warwick no tenía hijos, pero sí dos hijas, por lo que el futuro de la herencia familiar dependía de conseguir los adecuados compromisos matrimoniales para ellas. Propuso en varias ocasiones a Eduardo que la mayor de sus hijas, Isabel, se casara con Jorge de Clarence, el hermano del rey. Tras darle largas durante un tiempo, finalmente el rey rechazó la propuesta del enlace.

Warwick se retiró entonces a sus posesiones del norte y se negó a acudir a las convocatorias del consejo real, mientras meditaba los siguientes pasos a dar. La Crónica de Warkworth relata que en la Navidad de 1469 se celebró una ceremonia de reconciliación entre el rey y Warwick, pero que «aunque se pusieron de acuerdo en diversos asuntos, nunca volvieron a amarse después». El conde puso en marcha una línea de acción que terminó dándole el apodo por el que ha pasado a la historia: The Kingmaker (el Entronizador).

El complot contra Eduardo IV en el que estaba involucrado Warwick implicaba a un personaje inesperado y más peligroso si cabe para el rey: Jorge de Clarence. Aparte de la significación de que la oposición al monarca viniese de su propio hermano, se daba la circunstancia de que Clarence era, mientras Eduardo IV no tuviese un hijo varón, el primero en la línea de sucesión al trono de Inglaterra. Consumar la boda entre Clarence y su hija, a lo que Eduardo se había negado, colocaría a la descendencia de Warwick en el trono de Inglaterra si su plan funcionaba.

Clarence había cumplido 18 años en 1468 y en los años anteriores su hermano le había colmado de posesiones, títulos y asignaciones monetarias, lo que le convertía en uno de los hombres más poderosos del reino.

A46B87DA-593B-4CCB-9303-78D21D945013
Eduardo IV

Como Eduardo, era encantador, atractivo, inteligente y elocuente. Pero también era superficial, consentido y ambicioso. Esta última característica había sido alimentada por las recompensas que tan generosa e inmerecidamente le había otorgado el rey, que lo único que hicieron fue que aumentara su ambición y su deseo de poseer siempre más. Era una presa fácil para los planes de su primo Warwick.

Eduardo se puso al frente de un ejército para hacer frente a una rebelión en el norte liderada por un tal Robin de Redesdale. Acompañaban al rey varios miembros de la familia de su esposa, los Woodville, y su hermano menor, Ricardo de Gloucester. Pero, aunque envió mensajeros a Warwick, Clarence y a George Neville, arzobispo de Canterbury, para que se uniesen a él con sus mesnadas, estos no solo no obedecieron, sino que se hicieron a la mar en Sandwich y recalaron en Calais, el tradicional feudo de Warwick.

Desde Calais llevaron a cabo dos actos que suponían un claro desafío a Eduardo IV. El 11 de julio de 1469 se celebró la boda entre Jorge de Clarence e Isabel, hija de Warwick, algo a lo que el rey se había opuesto expresamente. Y además enviaron una carta al monarca en la que expresaban su apoyo a la rebelión de Robin de Redesdale.

El 16 de julio Warwick y Clarence regresaron a Inglaterra con la intención de unirse a las fuerzas de los rebeldes. Tras desembarcar en Kent y pasar por Londres, avanzaron hacia el norte, reclutando seguidores por el camino. Eduardo IV, que se encontraba en Nottingham, se encontró envuelto en una pinza entre las fuerza de Robin de Redesdale al norte y las de Warwick y Clarence al sur.

F27A1EE5-6652-499B-9EA8-AE5D91CF75BF_1_201_a
Castillo de Warwick

Las esperanzas del rey de obtener refuerzos procedentes de Gales se vieron cercenadas cuando el ejército realista  fue masacrado por los rebeldes en la batalla de Edgecote el 26 de julio. Las noticias alcanzaron al ejército real, provocando la masiva deserción de sus hombres. Solo y desesperado, Eduardo IV fue capturado por George Neville, arzobispo de Canterbury y trasladado al formidable castillo de Warwick.

Se produjo una paralización de la situación política, porque Warwick no estaba en condiciones de gobernar con Eduardo IV preso en su castillo y el consejo real en su contra. Además, la noticia de la captura del rey había hecho estallar una ola de violencia en Inglaterra, con familias enemigas aprovechando el vacío de poder para solucionar viejas querellas privadas. Warwick podía disponer de la persona del monarca, pero carecía de la autoridad de un rey para imponerse. Se dio cuenta de que no tenía más que una solución para garantizar la gobernabilidad del reino: en octubre de 1469 liberó a Eduardo IV.

El rey aplastó la rebelión norteña y regresó triunfante a Londres donde desfiló ante la multitud con mucha pompa y rodeado de sus fieles. Dictó una amnistía general por lo ocurrido en el norte y prosiguió su tarea de gobierno proclamando a los cuatro vientos que Warwick y Clarence habían sido perdonados y se contaban entre sus mejores amigos. Los hechos posteriores desmentirían esta afirmación y a ello dedicaremos la segunda entrada de esta serie dedicada a Jorge de Clarence.

Imagen| Wikimedia Commons, archivo del autor.

Árbol genealógico elaborado por Ventura Contenidos para el libro Lo que Shakespeare no te contó de la guerra de las Rosas. 

Fuentes|

ACKROYD, Peter. A History of England.Volume I (Foundations). Londres, Ed. McMillan, 2011.

CARTER, Alicia. The women of the Wars of the Roses. Edición Ebook, Editor Alicia Carter, 2013.

FERNÁNDEZ DE LIS, Daniel. Los Plantagenet. Madrid, Libros.com, 2018.

JOHNSON, Lauren. Shadow King: the Life and Death of Henry VI (English Edition). Edición Ebook, Apollo, 2019.

JONES, Dan. The Hollow Crown.The Wars of the Roses and the rise of the Tudors. Londres, Faber & Faber Limited, 2015.

Plantagenets,The Kings Who Made England. Londres, Ed.William Collins, 2012.

LEWIS, Matthew. Richard, Duke of York: King by Right. Stroud, Amberley Publishing, Stroud, 2016.

The Wars of the Roses:The Key Players in the Struggle for Supremacy. Stroud, Amberley Publishing, 2015.

Richard III. Loyalty Binds Me. Stroud, Amberley Publishing, 2018.

LICENCE, Amy. Cecily Neville, Mother of Kings. Stroud, Amberley Publishing, 2015.

SCHAMA, Simon. A History of Britain. Londres, BBC Worldwide Limited, 2000.

STRONG,Roy.The Story of Britain.Londres,Ed.Pimlico,1998.

WILSON, Derek. The Plantagenets,The Kings That Made Britain. Edición ebook, Londres, Quercus Edition Ltd., 2014.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.