Christian III (conocido como el duque Christian) nació en 1503 y era el hijo del rey Federico I, pero en principio no estaba destinado a reinar. En 1521 se encontraba en la ciudad alemana de Worms cuando Lutero se dirigió a la Dieta en el discurso que se considera como el inicio del cisma protestante. Christian se sintió fuertemente impresionado por ese acontecimiento y desde ese momento se convirtió a la nueva religión. Esto tampoco contribuía a aumentar sus escasas posibilidades de subir al trono, pues por entonces Dinamarca era todavía mayoritariamente católica.

No obstante empezaron a aparecer predicadores de la nueva religión en diversas ciudades del reino, como Hans Tavsen que en la ciudad de Viborg difundía las ideas de Lutero. La jerarquía de la iglesia trató de prohibir estas prácticas, pero el rey tomó la decisión de permitir que los seguidores del luteranismo predicaran libremente en Dinamarca. La causa protestante fue de esta manera ganando seguidores en todo el país. Algunos de ellos tratan de atacar la iglesia de Santa María de Copenhague y destruir todas las imágenes sagradas de la misma, pero Tavsen les convence de no hacerlo.

En 1533 muere Federico I y se produce una situación complicada en el Rigsraard (parlamento) entre los partidarios de un rey católico y los defensores del protestantismo que saben que su mejor baza para imponer el luteranismo en el país es el hijo del fallecido rey, nuestro protagonista el duque Christian.

El vacío de poder es aprovechado por aquellos que pretendían reponer en el trono al antiguo rey, Christian II, que había sido expulsado del mismo y que se encontraba en prisión en el castillo de Soedenborg  (ver la entrada dedicada en el blog a su esposa Isabel de Austria). Comenzó así la llamada Guerra del Conde. El nombre del conflicto se debe a que el líder de los partidarios del depuesto rey era el conde Christian de Oldenburg, que desde la ciudad de Lübeck consigue que su ejército domine la península de Zelanda y las ciudades de Copenhague y Malmö.

La amenaza de la vuelta al trono del tiránico Christian II provoca que los miembros del parlamento se reúnan en la iglesia de Ry. Los obispos católicos siguen negándose a que el duque Christian sea nombrado rey, porque saben que es partidario del luteranismo. Pero una multitud se reúne en las inmediaciones de la iglesia y viendo su integridad física amenazada, los católicos terminan cediendo y aceptan que el duque Christian sea nombrado rey y suba al trono con el nombre de Christian III en una ceremonia celebrada en Horsens. En sus manos queda la dirección del ejército que debe poner fin a la rebelión del conde de Oldenburg y a la amenaza de liberar y reponer en el trono a Christian II.

Tras conquistar Jutlandia en una sangrienta guerra, las tropas de Christian III, lideradas por Johan Rantzau ponen sitio al ejército del conde Christian en Copenhague. El sitio duró más de un año, durante el cual había estrictas instrucciones de ejecutar al cautivo Christian II si sus tropas derrotaban a las de Christian III. Finalmente el hambre derrota a los sitiados y se firma la rendición de Copenhague al nuevo rey.

Desde ese momento todos los esfuerzos de Christian III se dirigen a implantar la religión luterana en Dinamarca y en Noruega (que formaba parte del reino por entonces). Detiene a los obispos católicos y expropia todas las propiedades de la Iglesia, que pasan a manos de la corona. Christian III se convierte en cabeza de la Iglesia y se asigna el derecho a designar obispos, siguiendo el modelo inglés de #EnriqueVIII. También ordena la publicación de una versión de la Biblia traducida al danés, que ve la luz en 1550.

La guerra emprendida en Alemania por Carlos V contra la religión luterana amenazaba con extenderse a Dinamarca, pero se puede decir que la conversión del país a la nueva religión fue relativamente poco sangrienta comparada con la de otros países. En todo caso, se puso fin a toda amenaza de guerra por el tratado de Speer entre Christian III y Carlos V en 1544. Desde ese momento Dinamarca disfrutó de unos años de paz y prosperidad económica hasta la muerte de Christian III en 1559.

Fuentes| Palle Lauring: A history of Denmark.

Henning Dehn-Nielsen: Kings and Queens of Denmark.

IMG_0411

Sepulcro de Christian III. Catedral de Roskilde. (Foto archivo del autor)