Magnus ‘el Bueno’: el noruego que fue rey de Dinamarca (1042-47)

La historia de los reinos medievales nórdicos de Dinamarca, Suecia y Noruega está íntimamente ligada.En diversas ocasiones los reyes de Dinamarca lo fueron también de Suecia y, sobre todo, de Noruega. Sin embargo, el caso de Magnus el Bueno es un supuesto único, ya que se trató del único noruego que ocupó como rey el trono de Dinamarca.

Nacido en 1024, Magnus era hijo natural del rey de Noruega Olav II el Santo y de su amante Alvhild. En 1028 su padre se vio obligado a huir de Noruega y refugiarse con los grupos de vikingos que se habían establecido en Rusia, y Magnus fue criado por el rey de Novgorod. En 1034, los nobles noruegos que se oponían al gobierno del rey Svend pidieron el regreso de Magnus al país para liderar una rebelión y ocupar el trono.

Todo parecía ponerse a su favor cuando poco después fallecía el rey Svend y ascendía al trono, pero entonces la corona de Noruega fue reclamada por el hermanastro de Svend, que era ni más ni menos que el rey Hardknut de Dinamarca y aspirante al trono de Inglaterra e hijo de Knut el Grande. Los habituales del blog recordarán que hablamos de él en la entrada que dedicamos a su madre, Emma de Normandía.

La situación parecía llevar a una inevitable guerra entre Noruega y Dinamarca para dilucidar si Magnus conservaba el trono de su país o si Hardknut añadiría Noruega a sus posesiones. Las fuentes no se ponen de acuerdo si lo sucedido posteriormente fue resultado de una reunión entre Magnus y Hardknut (como se representa en la imagen que encabeza esta entrada) o si fue como consecuencia de un acuerdo entre los nobles daneses y noruegos que querían a toda costa evitar un sangriento conflicto entre ambos países. El caso es que la guerra se evitó mediante un compromiso según el cual cada rey gobernaría en su propio país (Hardknut en Dinamarca y Magnus en Noruega) y que cuando falleciera el primero de los dos monarcas, el otro heredaría el trono de su reino y se convertiría en gobernante tanto de Dinamarca como de Noruega.

Quiso el destino que fuese Hardknut quien muriese en primer lugar en 1042 y Magnus fue reconocido como rey de Dinamarca. Su reinado fue de todo menos pacífico, tanto en su Noruega natal como en territorio danés.

En Dinamarca tuvo que enfrentarse a un duro conflicto bélico con un grupo étnico eslavo conocido con el nombre de wendos, que se habían instalado en el sur de Jutlandia. De hecho, se especula que el verdadero motivo por el que Magnus fue aceptado por los daneses como rey fue para conseguir el apoyo de Noruega en la campaña contra los wendos. Magnus lideró un ejército combinado de daneses y noruegos que derrotó a los eslavos en la batalla de Lyrskow (en lo que actualmente es el territorio alemán de Schleswig). Se cuenta que al menos quince mil wendos murieron en la batalla. A pesar de esta victoria, durante el resto de su reinado Magnus tuvo que hacer frente a diversas rebeliones de nobles daneses, especialmente las dirigidas por el primo de Hardknut, Svend Estridsen. Este había intentado infructuosamente aspirar al trono de Inglaterra y cuando fracasó se dirigió a Dinamarca, donde Magnus, contra el consejo de sus asesores, le nombró conde de Jutlandia.

Tampoco tuvo un apacible reinado en Noruega, donde buena parte del este del país se levantó contra él. Lideraba a los rebeldes el hermano de su padre, Harald Hardradda. Harald era el más famoso guerrero de su época y se había ganado su prestigio peleando por todo el mundo conocido, desde Escandinavia hasta Constantinopla, pasando por Rusia y Francia. (moriría tratando de conquistar la corona de Inglaterra en la batalla de Stamford Bridge en 1066).

En 1047, Harald y Magnus acordaron poner fin a sus diferencias y lanzar una campaña conjunta para poner fin a las rebeliones de Svend Estridsen en Dinamarca y someter a los levantiscos daneses al dominio noruego. Sin embargo, el 25 de octubre de 1047, cuando solo contaba 23 años, Magnus el Grande fallecía. Según unas fuentes fue al caer de un caballo y según otras se ahogó al tratar de subir a un barco y caer al mar.

Sea como fuese, a su muerte el trono danés pasó a manos de su enemigo Svend Estridsen y el de Noruega fue heredado por su tío Harald Hardradda. Los destinos de ambos países se separaron, pero no sería la última vez que se unirían, especialmente bajo la influencia de Margarita I de Dinamarca y la Unión de Kalmar … pero esa es otra historia.

Fuentes| Henning Dehn-Nielsen: Kings and Queens of Denmark. 

Palle Lauring: A history of Denmark.

Imagen| Wikipedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s