De cómo salir victorioso de una batalla sin participar en ella: Enrique VIII y la batalla de Pavía.

Parece complicado que un rey y un país salgan vencedores de una batalla en la que ni el monarca en cuestión ni sus tropas participaron. Sin embargo, esta circunstancia se produjo el 24 de febrero de 1525 en la localidad italiana de Pavía.

En esa fecha, la guerra por el Milanesado entre el emperador Carlos V y el rey de Francia Francisco I alcanzó su momento álgido y las tropas de ambos monarcas se enfrentaron, resultando victorioso el conocido como Carlos I de España y V de Alemania.

No es objeto de esta entrada analizar las circunstancias que llevaron a este enfrentamiento ni las consecuencia de la batalla de Pavía, sino explicar por qué un rey que no participó en la misma ni tuvo que involucrar en ella a sus ejércitos obtuvo un gran beneficio del resultado de lo ocurrido en Pavía: me refiero a Enrique VIII de Inglaterra.

Francia e Inglaterra habían estado en guerra durante más de cien años en los siglos XIV y XV. Las relaciones entre ambos reinos no habían mejorado cuando Enrique contrajo matrimonio con Catalina de Aragón, hermana de Carlos I, cuyas posesiones en Alemania y España suponían una clara amenaza en forma de pinza para el rey francés.

Los reyes de Francia e Inglaterra trataron de acercar posiciones en 1520, en un encuentro conocido como “El Campo del Paño de Oro”. Pero la desconfianza entre unos y otros era manifiesta.

Volviendo a la batalla de Pavía y al triunfo que la misma supuso para Enrique VIII sin necesidad de participar en ella, debemos centrarnos en dos cuestiones, una de ellas muy conocida y otra, quizás la más relevante desde el punto de vista inglés, mucho menos.

En primer lugar, el gran adversario de Enrique VIII, Francisco I de Francia, fue hecho prisionero por las tropas del emperador Carlos I. Fue trasladado a Madrid, donde permaneció como prisionero hasta 1526, cesando así durante un tiempo su creciente amenaza para el rey inglés.

Pero lo que quizás fue más importante para Enrique VIII es que en la batalla de Pavía murió un hombre llamado Richard de la Pole, que luchaba en apoyo de los franceses. Richard era nieto de Richard Plantagenet, duque de York y sobrino de los reyes ingleses de la casa de York Eduardo IV y Ricardo III. Durante años había permanecido exiliado fuera de Inglaterra buscando apoyos para su pretensión de aspirar al trono de Inglaterra contra Enrique VIII, supuesto heredero de la causa de la casa de Lancaster contra los York en el conflicto conocido como la Guerra de las Rosas.

En definitiva, Enrique VIII, sin participar en la batalla de Pavía vio como en la misma el rey de Francia con el que se encontraba en abierto conflicto se vio preso en Madrid durante un año y como un aspirante a su corona fallecía. En términos deportivos actuales se diría que Enrique VIII triunfó en Pavía sin bajarse del autobús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s