En anteriores entradas del blog hemos hablado de Pedro I de Castilla, de su relación con María de Padilla y de cómo para afianzar su alianza con Inglaterra en la guerra civil que libraba contra Enrique de Trastámara por el trono de Castilla, concertó el enlace de dos de sus hijas con dos hijos del rey de Inglaterra Eduardo III. La mayor de ellas, Constanza, se casó con Juan de Gante y de ese matrimonio nació Catalina de Lancaster, primera princesa de Asturias, que también tiene una entrada en el blog.

Menos conocido es el otro matrimonio entre las hijas de Pedro I de Castilla y los vástagos de Eduardo III de Inglaterra. Cuando Constanza viajó a Inglaterra en 1371 después de su matrimonio con Juan de Gante, lo hizo acompañada de su hermana Isabel. Allí se concertó su enlace con el hermano menor de Juan, Edmundo de Langley.

Eduardo III había iniciado una política de creación de nuevos títulos para sus hijos, cargos que estarían destinados a convertirse en los más distintivos de la aristocracia inglesa hasta nuestros días. A su primogénito, el Príncipe Negro, le otorgó el de duque de Cornwall; su segundo hijo, Lionel de Amberes fue nombrado duque de Clarence; y su tercer vástago, el ya citado Juan de Gante, recibió el título de duque de Lancaster. Hubo que esperar hasta el reinado del sucesor de Eduardo III, Ricardo II, para que sus otros hijos accedieran a la misma dignidad: Thomas de Woodstock fue nombrado duque de Gloucester y Edmundo de Langley, que ya ostentaba el título de conde de Cambridge, recibió el de duque de York, de nueva creación. De esta forma su esposa, nuestra protagonista Isabel de Castilla, se convirtió en la primera duquesa de York.

Sin embargo, la unión entre la princesa castellana y su esposo inglés no fue precisamente feliz. Según el cronista Thomas de Walsingham (contemporáneo de la pareja) esto se debía a la “relajada moral” de Isabel, a la que la rumorología de la época atribuyó un romance con John Holland, duque de Exeter (y hermanastro de Ricardo II), que al parecer se inició solo dos años después de la boda con Emundo. Este hecho hizo planear la duda sobre la paternidad del tercer hijo de la pareja, Richard de Conisbrough.

A este respecto es significativo que Isabel hiciera redactar en su testamento una cláusula en la que pedía al rey Ricardo II (al que designaba su heredero) que cuando ella muriese dotase de una pensión a su hijo Richard. Y efectivamente, cuando Isabel murió en 1392 Ricardo II otorgó a Conisbrough una pensión de 500 libras anuales. Pero cuando el rey fue depuesto por el hijo de Juan de Gante, Enrique IV, esta pensión dejó de ser abonada (a pesar de que en teoría Conisbrough era primo del nuevo rey). Y también resulta significativo que ni Edmundo de Langley, su padre y duque de York, ni su hermano mayor Eduardo, que heredó ese ducado, dispusieron nada en sus testamentos a favor de Richard, al que ni siquiera mencionaban. Más de un historiador ha señalado este detalle como argumento para sostener que Richard no era hijo de Edmundo de Langley, sino de John Holland.

En una de esas vueltas de tuerca tan habituales en la Historia, el hijo de Richard de Conisbourgh, Ricardo Plantagenet, acabó heredando el título de duque de York del que algunos dudan de que fuera su abuelo. Y la posible ilegitimidad de los titulares de un gran título inglés no acaba aquí. Alguno habrá reconocido en el nombre del hijo de Conisbrough, Ricardo Plantagenet, duque de York, el del hombre que inició el conflicto dinástico entre las casas de York y Lancaster conocido como Guerra de las Rosas. Y como consecuencia de esa guerra dos de los hijos de Ricardo Plantagenet llegarían a lucir en su cabeza la corona inglesa: Eduardo IV y Ricardo III.

Lo que es indudable es que dos bisnietos de Isabel de Castilla, primera duquesa de York, fueron reyes de Inglaterra. Lo que no está tan claro es que ambos fueran también descendientes de su esposo Edmundo de Langley.

Isabel de Castilla falleció el 23 de diciembre de 1392 y se encuentra enterrada en la localidad inglesa de King’s Langley.

Fuentes| History … the interesting bits: Isabella of Castile, the Controversial First Duchess of York

Matthew Lewis: Richard, Duke of York. King by right

Imagen| Wikimedia commons.Duke of York arms