En 1953 se celebró la ceremonia de entrega de los Premios Óscar correspondientes al año 1952 y cinco verdaderos mitos del Hollywood de los años dorados competían por conseguir la estatuilla al mejor actor protagonista. Alguna de las películas que habían interpretado también están entre las más conocidas de la historia del séptimo arte. Los nominados eran:

  • Gary Cooper por “Solo ante el peligro”.
  • Marlon Brando por “Viva Zapata”.
  • Kirk Douglas por “Cautivos del mal”.
  • José Ferrer por “ Moulin Rouge”.
  • Alec Guinnes por “Oro en barras”.

Hoy en día resultaría realmente complicado reunir a semejante elenco de actores en la nominación a los Óscar. Todos ellos son sobradamente conocidos y han dejado su nombre inscrito entre los más ilustres intérpretes que ha dado el cine. Sin embargo, la anécdota que más llama la atención sobre esta particular entrega de los Óscar es que quien recogió el premio al mejor actor no fue ninguno de los cinco nominados.

Al anunciarse que Gary Cooper era el ganador de la estatuilla por su interpretación de un sheriff en High Noon (traducida en España como “Solo ante el peligro”) quien subió a recoger el premio no fue el propio Cooper, sino otro mito del mundo del cine que no formaba parte de la relación de nominados; ni más ni menos que John Wayne. Si ya era extraordinaria la lista de aspirantes al premio, esta circunstancia hizo que la ceremonia se convirtiese en inolvidable para los amantes del cine, pues fue algo irrepetible la anécdota que ese día unió para siempre en un solo momento los nombres de Gary Cooper, John Wayne, Alec Guinness, Marlon Brando, Kirk Douglas y José Ferrer.

En su discurso, John Wayne explicó que Cooper y él eran viejos amigos y que le había pedido que si lograba el premio lo recogiese en su nombre. Tras tener unas bonitas palabras hacia el ganador, el momento más divertido se produjo cuando Wayne dijo que a él lo que realmente le hubiera gustado hubiese sido sustituir a Gary Cooper en el papel del protagonista de “Solo ante el peligro” y no en la recogida del premio. Incluso bromeó diciendo que iba a hablar con sus representantes para saber por qué a pesar del muchísimo dinero que les pagaba no le habían conseguido a él ese papel.

El siguiente vídeo recoge este histórico momento.