Alfredo el Grande, el rey sajón que contuvo la invasión danesa de Inglaterra

Como se narra con detalle en la entrada del blog dedicada a sajones y daneses, a finales del siglo VIII y durante buena parte del siglo IX Inglaterra sufrió los ataques de los vikingos procedentes de Dinamarca y Noruega. Lo que empezó con rápidas incursiones con fines de robo y pillaje se fue convirtiendo poco a poco en una invasión en toda regla con fines de conquista y asentamiento.

Alfredo, como vimos al final de la entrada arriba enlazada, había sido elegido rey de Wessex por el witan, pero su reino fue reduciendo su tamaño como consecuencia del empuje y las conquistas danesas. Tras una serie de derrotas, Alfredo se vio forzado a pagar una importante suma para evitar que su reino fuese conquistado como Northumbria y Anglia Oriental. Se convirtió en un rey tributario de los daneses e incluso los monjes de Abindgdon se refirieron a él con el término «Judas» por apoderarse de sus riquezas para pagar a los daneses. En cumplimiento de lo acordado en el año 872 los vikingos dejaron Wessex y viajaron a Londres, donde los mercios les pagaron una elevada suma para mantener la paz, es decir para que abandonaran la ciudad.

D08A883F-3BAF-40E7-90E1-2FFFA9235052
Castillo de Bamburgh

En el año 872 en Northumbria se produjo una rebelión antidanesa en el reino. Como resultado de la misma, tuvo que exiliarse el rey títere danés Ecgberth y se terminó estableciendo un dominio sajón independiente en el norte del reino, con sede en Bamburgh, dirigido por un rey de nombre Ricsige. Los daneses contraatacaron, pero finalmente desestimaron seguir luchando por hacerse con la parte norte del reino, inhóspita, sin vías navegables y sin riquezas naturales. Permanecería independiente hasta el siglo X. Los daneses, por su parte, establecieron su base para el dominio de la zona sur de Northumbria en Torksey, al noroeste de Lincoln.

La situación no duró mucho. Si el norte de Northumbria no era un objetivo muy apetecible para los daneses, no ocurría lo mismo con el rico y asequible militarmente reino de Mercia, En el año 873 los daneses atacaron Repton y se hicieron con el dominio de Mercia, expulsando al rey Burgred que tuvo que abandonar el reino (murió en el exilio en Roma). Los daneses dividieron su dominio en una parte occidental donde colocaron como rey al local Ceowulf II, reservándose el gobierno directamente de la parte oriental del reino. Las crónicas de Wessex califican a Ceowulf de rey títere, aunque alguna otra fuente discrepa e incluso apunta a que colaboró con Alfredo en algún proyecto común de ambos reinos.

A partir de ese momento, el ejército danés se dividió en varios contingentes que siguieron a sus diferentes líderes. Mientras Halfdan se dirigió a consolidar el dominio de Northumbria, la fuerza dirigida por Guthrum y el resto de cabecillas se desplazaron dirección este. Los daneses estaban firmemente asentados en la isla de Gran Bretaña, en la que cultivaban las tierras, trabajaban, guerreaban, se reproducían, morían y eran enterrados con todo su ritual pagano. Los nombres de las localidades reflejan lo que ya no eran expediciones de saqueo, sino una colonización en toda regla.

Aunque en el año 875 la flota de Wessex logró derrotar a los vikingos en una escaramuza, al año siguiente un ejército danés liderado por Oscetel y Anwend penetró en Wessex y ocupó Warenham. De nada sirvieron las conversaciones de paz y el intercambio de rehenes. Tras ejecutar a los cautivos sajones, los daneses prosiguieron su avance y ocuparon Exeter. Después de que una flota vikinga que se dirigía allí para apoyarlos fuera víctima de una gran tormenta y como los sajones fueron incapaces nuevamente de sitiar con éxito la ciudad, se firmaron nuevos acuerdos para desatascar la situación y se volvieron a intercambiar rehenes.

C45974E5-3638-4953-8547-61028D27BE04
(Photo by Ann Ronan Pictures/Print Collector/Getty Images)

En enero de 878 los daneses volvieron a invadir Wessex y, dirigidos por Guthrum, tomaron Chippenham, lugar donde se encontraba la residencia de Alfredo. No se sabe si este se encontraba allí o no, pero después del ataque se vio obligado a refugiarse con un pequeño grupo de leales en las marismas de Somerset mientras los daneses campaban a sus anchas por todo Wessex.

Y desde allí empezó la historia que motivó que se Alfredo sea conocido como el Grande. Construyó una fortaleza en Athelney (Somerset) y empezó a reclutar hombres para su ejército. Allí le llegaron noticias que debieron elevar los ánimos de sus mesnadas. Un ejército sajón dirigido por el earl sajón Odda había conseguido una resonante victoria en Cynwit sobre una fuerza danesa. El líder de los vikingos, Ubbe (hermano de Ivar y uno de los ejecutores del rey Edmundo), pereció en la batalla.

Cuando Alfredo estuvo preparado reunió a las fuerzas sajonas en Egbert´s Stone, un lugar especialmente simbólico para los sajones (llevaba el nombre del abuelo de Alfredo, Ecgberth, vencedor de vikingos y forjador del dominio de Wessex entre los reinos sajones) y se prepararon para enfrentarse a los daneses. La batalla se celebró en Edington en mayo de 878 y Alfredo derrotó a los invasores; después los persiguió hasta la fortaleza en Chippenham y los sitió hasta que los escandinavos rindieron la plaza.

Las fuerzas de Alfredo habían sorprendido a los daneses con este movimiento, pero eran claramente insuficientes para una larga campaña para recuperar todo el terreno conquistado a los daneses. Era momento de firmar la paz con el rey danés Guthrum, que se convirtió al cristianismo adoptando el nombre de Athelstan (Alfredo fue su padrino). Los daneses abandonaron Wessex y se instalaron en Anglia Oriental, donde Guthrum fue proclamado rey. Posteriormente se acordó fijar la frontera entre el reino danés de Guthrum y el anglosajón de Alfredo, que no sólo recuperó el territorio de Wessex sino que incorporó a su reino zonas que antes no pertenecían al mismo sino a Mercia.

12C60236-4AFC-4694-8BE3-DE25D07DBA92Con toda probabilidad, Alfredo tuvo también que entregar a Guthrum una más que generosa cantidad de dinero para que este accediese al acuerdo. No obstante, desde el punto de vista sajón, la aceptación de este regalo, unida a la elección del simbólico nombre Athelstan y al apadrinamiento por parte de Alfredo del bautismo de Guthrum, convertía a este y a su reino en súbditos del rey de Wessex, que ostentaría una posición de supremacía como señor soberano del reino de Anglia Oriental.

Que Guthrum y los daneses lo entendieran también así es otra cuestión. Para el danés, probablemente, la decisión fue más práctica que otra cosa: si iba a gobernar un reino poblado mayoritariamente por sajones cristianos, era conveniente que formalmente al menos pareciese que era ambas cosas y para ello ayudaba ser bautizado y adoptar un nombre sajón.

En todo caso, el acuerdo entre Alfredo y Guthrum/Athelstan funcionó durante un tiempo. En el año 879 una flota procedente de Dinamarca remontó el Támesis hasta Londres, donde permaneció unos meses. Los sajones temieron que el ejército de Guthrum se uniera a ellos, pero no sucedió así. Finalmente, la flota invasora abandonó Gran Bretaña y partió hacia Francia y los Países Bajos.

Alrededor del año 880 murió el rey de Mercia, Ceolwulf, posiblemente combatiendo en Gales. Al no existir una clara descendencia en la familia real, Ceolwulf está considerado como el último rey de Mercia. A partir de entonces se eligieron gobernantes que se hacían llamar rey, aunque los documentos elaborados en Wessex se refieren a ellos simplemente como earls o como señores de los mercios, para dejar claro que sus tierras formaban ahora parte de Wessex y que toda autoridad que ostentasen lo hacían por delegación del rey de Wessex.

Finalmente se hizo con el poder un noble mercio llamado Aethelred, que no se intituló como rex, sino como dux. No existe constancia de su procedencia ni de cómo se hizo con el dominio de Mercia. En el año 883 Aethelred juró fidelidad a Alfredo. En el año 886 una fuerza combinada de Wessex y Mercia ocupó Londres. Posteriormente Alfredo delegó su autoridad sobre la ciudad en Aethelred. Londres había pertenecido tradicionalmente al reino de Mercia, pero el hecho de que Alfredo delegara en Aethelred parece demostrar que por entonces había caído bajo el dominio de Wessex. Alfredo también concedió a Aethelred la mano de su hija Aethelflaed.

F489DA51-F5F8-4648-ADD2-90D68A85BE0EComo consecuencia de las conquistas danesas en el resto de reinos sajones y el acuerdo de partición alcanzado con Alfredo sobre Wessex, los escandinavos dominaron una amplia región de Inglaterra conocida como Danelaw. Este territorio comprendía la mayor parte del norte y este de Inglaterra, con una colonia de noruegos en la zona noroeste. Eso no significaba que existiese un único reino danés en Inglaterra, pues el Danelaw no era un territorio definido y unificado políticamente. De hecho, el término Danelaw no se usó hasta el siglo XI. Salvo en el caso de Guthrum en Anglia Oriental, en el resto de sus territorios los daneses no proclamaron un rey escandinavo.

A esta región fueron llegando sucesivas oleadas de nuevos colonos procedentes de Dinamarca, a los que se adjudicaron las tierras todavía disponibles, aunque los mejores terrenos ya estaban ocupados por los que les habían precedido en la llegada a Inglaterra. Se establecieron ciudades fortificadas para los colonos escandinavos protegidas por el ejército danés de las que las más importantes fueron Nottingham, Leicester, Derby, Stamford y Lincoln.

La presencia de colonos daneses supuso un florecimiento del comercio que se tradujo en la prosperidad de las zonas del Danelaw. De hecho, los tres condados más prósperos de Inglaterra durante el siglo XI (Norfolk, Suffolk y Lincolnshire) se encontraban dentro del Danelaw.

Por su parte, Alfredo tomó las medidas pertinentes para consolidar la situación de su reino contra nuevas incursiones mediante el establecimiento de una cadena de ciudades fortificadas que garantizaran que ninguno de sus súbditos se encontrara a más de 30 kilómetros de un lugar en el que refugiarse. Muchas de estas ciudades se ubicaban sobre antiguos asentamientos de la Edad de Bronce o de la época romana. También acometió la construcción de una flota de barcos para defender sus costas de las temidas naves escandinavas. Completó la preparación militar de su reino con el establecimiento de un sistema de comunicación mediante atalayas que permitiera dar la alarma rápidamente en caso de ataque.

Pronto este sistema ideado por Alfredo iba a ser puesto a prueba. En el año 896 una fuerza de unos 4000 guerreros procedentes de Dinamarca invadió Kent por su parte oriental, liderados por un caudillo llamado Haesten. Con ellos viajaban sus familias, lo que dejaba claro que su intención era establecerse en la zona. Aunque Alfredo consiguió hacerles retroceder, de repente se encontró con una cadena de coordinados ataques de los escandinavos del Danelaw sobre la zona occidental de sus dominios. Estos ataques sobre Benfleet, Hampshire y Berkshire tenían como objetivo hacer que los sajones se concentrasen en repeler esta amenaza en el oeste de Wessex, de manera que los recién llegados pudieran asentarse en el este del reino.

Pero los daneses subestimaron a Alfredo y la preparación militar de su ejército. En los meses siguientes el de Wessex no solo fue capaz de derrotar a los invasores que habían penetrado por el oeste, sino que también se las ingenió para enviar refuerzos a la zona oriental del reino al mando de su hijo Eduardo y de Aethelred de Mercia, a los que acompañaba un contingente galés, de manera que finalmente los escandinavos procedentes del Danelaw desistieron de sus ataques en la zona occidental, mientras que la nueva oleada procedente de Dinamarca abandonaba Kent y terminaba instalándose en los dominios de sus compatriotas en Anglia Oriental y Northumbria.

EDF0A62C-F6A4-415F-9C59-AA9FDF4698BD
Estatua de Alfredo el Grande en Winchester

Alfredo, además, recopiló las leyes del reino y ordenó y participó en la traducción a la lengua del país de numerosos textos en latín, tanto de cultura general como religiosos. Era un hombre muy piadoso. De niño había viajado a Roma y estableció un reino cristiano rodeado de dominios paganos. Consolidó las alianzas con otros reinos casando a sus hijas con el rey de la vecina Mercia y

con el conde de Flandes, cuyo poderío naval era muy importante en caso de futuros conflictos con los daneses.

Todo ello iba dirigido a consolidar la idea de Alfredo y de Wessex no como uno más de los reinos sajones de la isla, sino como EL reino, el único dominio sajón sobre toda Inglaterra libre de daneses. Mientras sus predecesores se denominaban rex Westsaxonum o rex Occindentalium Saxonum, desde aproximadamente el año 880 los documentos elaborados en la corte de Alfredo se referían cada vez con más frecuencia a él como rex Anglorum et Saxonum o como Aelfred Angul-Saxorum rex. En la AngloSaxon Chronicle se narra así la entrada de Alfredo en Londres en el año 886: «y en él pusieron sus esperanzas todos los ingleses que no vivían bajo la esclavitud danesa». Puede decirse que las invasiones vikingas y los acuerdos firmados entre Alfredo y Guthrum pusieron los cimientos de una Inglaterra anglosajona y unificada.
La principal fuente de narración de los hechos acaecidos en la Inglaterra anglosajona es la conocida como AngloSaxon Chronicle, una serie de anales que relatan lo ocurrido en la isla desde la retirada del ejército romano en el siglo IV hasta la invasión normanda en el año 1066. Su redacción empezó a elaborarse en el reinado de Alfredo el Grande en la década de 880 y su fiabilidad histórica es dudosa sobre todo en lo referente al propio reinado de Alfredo, que estaba más preocupado por los efectos propagandísticos que perseguía que por la veracidad de lo relatado.

Por este motivo y por haber detenido la invasión danesa y recuperado más territorio del que inicialmente era parte del reino de Wessex muchos le consideran el primer rey inglés y se le conoce con el título de El Grande.

Alfredo el Grande murió en el año 899. La Anglo-Saxon Chronicle le dedica el siguiente obituario: «reinó sobre toda los ingleses excepto en la parte sometida al control danés». Se trata de una definición de la autoridad de Alfredo que cuadra con el desarrollo de su reinado, pero que es una forma de delimitar la autoridad más basada en la etnia que en el territorio, un concepto mutable y algo etéreo, como se pondría de manifiesto en los reinados que siguieron al de Alfredo.

La hija de Alfredo Aethelflaed, que se casó con el gobernante de Mercia, tiene también su propia importancia y una biografía interesantísima … pero esa es otra historia.

Fuentes|

Thomas Williams. Viking Britain. An explanation.

Peter Ackroyd. The History of England. Volume I. Foundations.

Annie Whitehead. Mercia. The rise and fall of a Kingdom.

http://www.royal.gov.uk/HistoryoftheMonarchy/KingsandQueensofEngland/TheAnglo-Saxonkings/AlfredtheGreat.aspx

http://www.britannica.com/EBchecked/topic/14785/Alfred

Imagen| Wikimedia Commons, archivo del autor, Getty Images.

7 respuesta a “Alfredo el Grande, el rey sajón que contuvo la invasión danesa de Inglaterra”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.