Estatua de Ricardo Corazón de León frente al Parlamento inglés.

Puede parecer sorprendente, pero durante casi trescientos años, los ingleses que acudían a un juicio en su país se encontraban con que jueces y abogados no hablaban en la lengua traída al país por los anglosajones y que hablaban la mayoría de los ingleses, sino en francés.

El origen de esta costumbre legal hay que buscarlo en el año 1066, cuando la invasión liderada por Guillermo El Conquistador convirtió a los normandos en los gobernantes de Inglaterra (ver las entradas dedicada en el blog a 1066 y a Emma de Normandía). La mayoría de los cargos oficiales en Inglaterra pasaron a ser ocupados por normandos que procedían de Francia y no hablaban el inglés. Por eso el francés pasó a ser el idioma utilizado en la corte y en los juzgados.

Podría parecer que esta sería una cuestión meramente transitoria y que se solucionaría rápidamente. Sin embargo no fue así. Ricardo Corazón de León, prototipo del rey inglés que tiene una estatua a la entrada del Parlamento en Westminster, no hablaba inglés; y eso que gobernó entre 1189 y 1199, cuando ya hacía más de cien años que los normandos reinaban en el país.

Pero quizás el caso más sorprendente de la permanencia del francés como idioma usado en Inglaterra es la de su utilización en los tribunales. A pesar de que todos los jueces y abogados, incluso descendientes de normandos, ya eran nacidos en Inglaterra y a pesar de que prácticamente ninguno de los ciudadanos comunes de origen sajón hablaban francés, este idioma siguió siendo el de uso en los juicios en Inglaterra hasta nada más y nada menos que 1362, casi trescientos años después de la conquista normanda.

Como decimos, hubo que esperar hasta 1362 para que el Parlamento inglés aprobase la llamada Pleading in English Act, también conocida como Statute of Pleading. Esta norma declara que la mayoría de los ingleses no hablaban francés y que, por tanto, no entendían los que se decía en los juicios. Por ello, se estableció que desde ese momento, todos los juicios serían celebrados en inglés y el francés dejó de usarse en los tribunales de Inglaterra.