Theresiendstadt

Aunque al trastear por internet para escribir este post me encuentro con descerebrados que niegan el Holocausto, las espeluznantes imágenes grabadas por los aliados al liberar los campos de concentración  nazis hablan por sí solas.

Todo el mundo ha oído hablar de Auswitch, Dachau o Riga, pero existió un campo de concentración poco conocido y cuya historia merece ser contada: Theresiendstadt.

Situado en la actual República Checa (lo de Chequia no me gusta), Theresiendstadt era un campo de concentración que servía como paso previo a la deportación a otros campos como los citados anteriormente, es decir hacia la muerte.

Cuando los rumores sobre lo que acontecía en los campos de concentración y el exterminio de judíos empezaron a extenderse, la propaganda nazi decidió ponerse en marcha y mostrar al mundo lo que según ellos pasaba en los campos con los judíos y decidieron utilizar Theresiendstadt, de dos formas:

a) Permitiendo que una comisión de la Cruz Roja examinara la situación en el campo (a raíz de una protesta danesa sobre la deportación sistemática de los judíos daneses que no tuvieron la prudencia o el tiempo para huir a Suecia).

b) Grabando una película documental sobre el “Balneario de Theresiendstadt”, donde los judíos alemanes llevaban una vida feliz comiendo de todo, jugando a diversos deportes, paseando por los jardines y declarando lo contentos que estaban de estar en Theresiendstadt.

Evidentemente, todo formaba parte de un gran engaño. Theresiendstadt se puso guapa por los nazis exclusivamente durante ese período y antes y después fue lo que todo campo de concentración nazi, aunque es cierto que como lugar de paso de personalidades judías tuvo una gran vida cultural.

La página web “United States Holocaustum Memorial Museum” estima que 140.000 judíos pasaron por Theresiendstadt, de los cuales 33.000 murieron allí y 90.000 fueron trasladados a otros campos donde también murieron.

Tomé conocimiento de la historia de Theresiendstadt en los libros de Herman Wouk “Winds of War” y “War and Remembrance” que trazan un fresco impresionante sobre los tiempos previos y el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial. Fueron llevadas a la TV en una muy buena serie protagonizada por el hierático Robert Mitchum, que se pudo ver en España, con el título de “Vientos de Guerra” (por una vez se respetó el título original).

El asunto de Theresiendstadt se trata en el reciente documental “El último de los injustos” de Claude Lanzmann

Y respecto a la reacción de los aliados al descubrir el horror de los campos de concentración, recomiendo el libro citado en mi blog de lectura “Héroes corrientes” de Scott Turow

Imagen| Theresiendstadt