Mapa de India y Pakistán

Supongo que todos nos hemos acostumbrado a escuchar en las noticias que ha existido una escalada de tensión entre los estados de la India y Pakistán. Lo que quizás no es tan conocido es el origen de la “rivalidad” por decirlo suavemente entre ambos estados. Para entender bien la cuestión, es necesario en primer lugar aclarar que los dos provienen de la antigua colonia británica de India, la llamada “Joya de la Corona”.

 Desde principios del siglo XX los nativos de la colonia, agrupados en el Partido del Congreso Indio, apostaron fuerte por la independencia de la colonia. La llegada desde Sudáfrica de un indio educado en Inglaterra, el famoso Mahatma Gandhi, con su política de la “no violencia”, constituyó un revulsivo para las aspiraciones nacionalistas de la India. A nadie escapa que la figura de Gandhi podría rellenar miles de post, pero como el objetivo de este blog son historias cortas, diremos que las andanzas de Gandhi son otra historia.

 Desde el principio se puso de manifiesto que no sólo existían intereses encontrados entre los indios y la potencia colonial, sino entre los propios indios. Y la causa de este conflicto era religiosa. En la India convivían multitud de religiones, pero entre ellas había dos mayoritarias y fuertemente enfrentadas: la hindú y la musulmana.

 Mientras el camino a la independencia de la colonia británica avanzaba inexorablemente hacia su fin (la desaparición de la colonia)  el abismo entre hindúes y musulmanes sobre el nuevo estado independiente se iba haciendo cada vez mayor.

 Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, los británicos decidieron sustituir el gobierno de “sangre, sudor y lágrimas” de Churchill, muy adecuado para la guerra, por el que consideraron más adecuado para la paz, el del laborista Atlee (para mí una de las mayores lecciones de democracia de la Historia).

 La llegada al poder de un gobierno laborista (lo que aquí vendría a ser socialista) supuso un espaldarazo a las pretensiones independentistas de la India. Se nombró virrey de la India a un héroe de la Segunda Guerra Mundial y miembro de la familia real, Lord Louis Mountbatten para que realizara el proceso de transición hacia la independencia.

 Mountbatten trató de liderar un proceso pacífico hacia la conversión de la India en un solo estado independiente, pero las discrepancias religiosas entre los hindúes liderados por Gandhi y Nehru (me niego a comentar siquiera los rumores de un affaire entre Nehru y la mujer de Mountbatten) y los musulmanes liderados por Muhammad Ali Jinnah no dejó finalmente a los británicos otra opción que establecer dos estados independientes resultantes de una sola colonia: India y Pakistán. Desde entonces, lo que física y étnicamente debía ser un solo estado, son dos vecinos que siguen odiándose por el que para mí es uno de los más absurdos motivos para odiar a otro ser humano: sus creencias religiosas.

 Otra cuestión que llama la atención es que los dos principales protagonistas de esta historia, Gandhi y Mountbatten, fallecieron víctimas de sendos atentados, uno de ellos de un indio (Gandhi) y otro del IRA (Mountbatten).

 Podría recomendar multitud de libros, películas, series de TV sobre esta cuestión, pero hay un libro que es indudablemente el mejor resumen que se puede leer sobre la independencia de la India y su conflicto con Pakistán: “Esta noche la libertad” de Dominique Lapierre y Larry Collins.