Mayflower

Quizás el único apellido comparable al de Kennedy en la historia de la política americana es el de Roosevelt (si tenemos la suerte de poder olvidarnos del de Bush).

Theodor Roosevelt fue el vigésimo sexto presidente de USA, y su mandato se extendió desde 1.901 a 1.909. No puedo evitar recordar cada vez que se le menciona acordarme del tío de Cary Grant en “Arsénico por compasión”, que creía ser Teddy.

Más significativo en la historia americana es Franklin Delano Roosevelt, familiar del anterior y trigésimo segundo presidente de USA, cuyo mandato empezó en 1.933 y terminó en 1.945. Franklin pasó a la historia por dos hechos muy diferentes:

– Fue el presidente que tomó el toro por los cuernos para poner fin a la Depresión de 1.929, a través del llamado “Big Deal” (por cierto, qué necesario es ahora un big deal entre los grandes partidos de nuestro  país).

– Era el presidente de USA durante la Segunda Guerra Mundial, lo que le ganó una fama de personaje a la vez afable y firme, que guió a su país durante la guerra, pero que al encontrarse en un avanzado estado de enfermedad durante la Conferencia de Yalta, dejó sólo a Churchill en las negociaciones con Stalin, lo que acrecentó las reivindicaciones de éste para la posguerra, dando lugar al escenario de la Guerra Fría. Más de un libro basado en transcripciones y telegramas desclasificados de diferentes países desmonta de manera brutal esta imagen de F.D., que resulta ser un personaje mentiroso, manipulador y más preocupado en la Conferencia de Yalta de ser recordado por el legado de la creación de las Naciones Unidas que de poner freno a las ambiciones expansionistas de Stalin. Si leyese el libro de Eric Frattini “ONU, historia de una corrupción”, se daría cuenta de que su legado está absolutamente desacreditado.

No obstante. la primera aparición de la familia Roosevelt en la historia de los USA se remonta ni más ni menos que al siglo XVII, a la época del Mayflower y de los “Pilgrims” que los americanos consideran como los fundadores de su nación. A finales de noviembre de 1.620, poco después de que a finales de septiembre  (la fecha no está muy clara), los pilgrims celebrasen el conocido como “First Thanksgiving” que dio origen a la mayor tradición familiar de los estadounidenses, recibieron noticia por parte de los indios de la llegada de un barco a las costas de Nueva Inglaterra que ocupaban (concretamente a Provincetown Harbor).

Temieron los pilgrims que se tratase de un barco francés, con los que se estaban multiplicando los conflictos por ocupar las tierras americanas. Sin embargo, resultó ser un barco inglés, “The Fortune” que entre sus pasajeros tenía a diversos correligionarios de los pilgrims procedentes del mismo lugar que estos (Leiden, en los Países Bajos), entre ellos un tal “Philippe de la Noye”, quien acabó cambiando su apellido francés y adoptando el nombre “Delano”. El y sus descendientes tomaron parte activa en las primeras aventuras y desventuras de los colonos ingleses en tierras americanas, pero eso es otra historia. Lo que importa a efectos de este post es que Philippe de la Noye, luego Delano, cuenta entre sus descendientes con el Presidente de USA, Franklin Delano Roosevelt.

Libros relacionados:

– “Mayflower, a story of courage, community and war”, de Nathaniel Phillbrick (no traducido al castellano, que yo sepa)

– “ONU, historia de la corrupción” de Eric Frattini

Imagen| Mayflower